¿Cómo escoger felpudos para oficina?

¿Cómo escoger felpudos para oficina?

Uno de los criterios que deben prevalecer al escoger un felpudo es su utilidad. Estas alfombrillas que usualmente se observan en los umbrales de muchas viviendas, centros comerciales, teatros, o edificaciones públicas cumplen funciones importantes que redundan en la limpieza de esos ambientes. Al ser un elemento donde las personas descargan la tierra, el polvo y otros agentes contaminantes que traen en sus zapatos, los felpudos representan un artículo con mucho valor agregado. Una inversión necesaria.

Ellos son los que dan la bienvenida a nuestras casas u oficinas, los que dan un primer mensaje a los que llegan, así que hay que cuidar que ese mensaje sea positivo. La manera de lograr ese objetivo es teniendo un felpudo en buenas condiciones, que no presente síntomas visibles de deterioro, sino que por el contrario sea vistoso, colorido y dé a los visitantes la sensación de ser bienvenidos. No hay que olvidar que el felpudo transmite información sobre los habitantes de la casa o sobre los trabajadores de la oficina, sobre sus gustos e incluso sobre su personalidad. Así que es un accesorio del que hay que ocuparse y cuidar.

Afortunadamente en la actualidad se consiguen gran variedad de felpudos. Sin obviar los convencionales, las tiendas del ramo los ofrecen de diferentes modelos muy modernos, atendiendo a las demandas de gustos exigentes. Además de cumplir su función primordial que es colaborar con la limpieza de diferentes ambientes, pueden verse hoy en día como elementos decorativos que gracias a los avances tecnológicos se están fabricando con diversos materiales y en diferentes tamaños, formas, estampados, matices y texturas están a la disposición del público.

Es más, el usuario puede participar en el diseño de su felpudo. Puede producir la imagen o la frase que desea que contenga y pedirle al proveedor que haga su felpudo personalizado adaptado a su gusto, espacio y presupuesto.

Otros factores para tomar en cuenta

Para escoger adecuadamente un felpudo hay que tomar en cuenta varios aspectos. La medida exacta que debe tener, de acuerdo con el espacio donde se va a colocar. Esto evita que luego el felpudo se vea desproporcionadamente grande o pequeño con relación al espacio circundante. Hay que pensar si va a ir sobre la superficie, sobre el piso, o si va a tener algún tipo de empotramiento. Así mismo, al momento de elegir un felpudo hay que tomar en cuenta si va a estar resguardado del sol en ambientes cerrados o si por el contrario va a estar a la intemperie. O si va a tener el uso normal de una familia que entra y sale o si va a estar expuesto diariamente a las pisadas de públicos numerosos.

Otro criterio que debe prevalecer al escoger un felpudo es el material del que está hecho. Es importante esto porque dependiendo del sitio donde se va a colocar, del uso y del tráfico de personas por ese lugar habrá que elegirlo fabricado a partir de ciertos materiales u otros.

En el caso de estar destinado a la entrada de una oficina o centro comercial de alto tráfico de personas, debe elegirse de materiales que eviten o retarden el deshilachamiento y la pérdida de fibras. Igualmente cuidar que la capa antideslizante sea suficiente para mantenerlo estático sobre el piso.

En ambientes donde van a ser usados intensivamente deben colocarse felpudos gruesos y muy resistentes, aunque esto implique que su precio sea más elevado. Uno delgado y barato no va a tener la durabilidad deseada.

Los felpudos que son fabricados a partir de elementos como goma y la fibra tienen la ventaja de poder lavarse con facilidad, son resistentes a la exposición al sol e ideales para ser colocados a la llegada de sitios muy concurridos como colegios, teatros, cines, etc. En realidad, existen diversos tipos de felpudos. Veamos eso más de cerca:

Tipos de felpudos

  • Textiles

Son fabricados a partir de polipropileno. Tienen muy buena absorción de la humedad y raspan eficientemente la suciedad de la suela de los calzados. Son antideslizantes e ideales para ambientes de alta concurrencia y son relativamente más económicos.

  • De fibra natural

De acuerdo con la materia prima usada para su fabricación, los felpudos pueden ser de fibras naturales o textiles. Los que se fabrican con elementos naturales contienen mayormente la fibra que puede obtenerse de la corteza externa de coco. Con este material se fabrican los felpudos de uso más frecuente. Es un material muy resistente que absorbe muy bien la humedad y el polvo que puedan traer los zapatos de los visitantes. Son durables y su mantenimiento no requiere más que limpiarlos con frecuencia para descargarlo de la tierra y el polvo que hayan acumulado. Es recomendable exponerlos al sol si es necesario porque permanecer húmedos puede deteriorarlo.

  • De goma y caucho

Son felpudos altamente resistentes y durables.  Son usados comúnmente en ambientes exteriores ya que toleran bien la incidencia del sol y de la lluvia. Su mantenimiento es muy sencillo, solo basta una buena manguera y mucha agua.

  • Metálicos

Son felpudos altamente resistentes e ideales para ambientes de mucho tráfico. Son fabricados sobre una base de aluminio cuya altura es variable y contienen incrustaciones de fibras onduladas y de cepillos con celdas resistentes. A pesar de ser rústicos, son una excelente solución para la entrada de sitios públicos de mucha concurrencia de personas.

  • Desinfectantes

En la actualidad se han desarrollado felpudos ideales para colocar en la entrada de ambientes que requieren constantes procesos de desinfección como hospitales, hoteles, etc. Su función es más que la de eliminar el polvo que pueda venir en los zapatos, en este caso el felpudo combate la presencia de microbios, gérmenes o bacterias, puesto que logra desinfectar la suela de los zapatos. ¿Cómo lo logra? Te contamos: En una zona del felpudo se aplica una sustancia desinfectante que actúa directamente sobre los zapatos del visitante. Otra zona del felpudo seca el calzado dejándolo listo para acceder a los ambientes sin conllevar agentes contaminantes.

Leave a Reply